El aerosol ofrece innumerables oportunidades de consumo

 

Tiene gran variedad de aplicaciones y fácil conexión con múltiples sectores.

 

Cualquier producto químico es susceptible de ser aplicado en un formato tan cómodo como el spray. En el bricolaje, en el campo industrial y en una infinidad de aplicaciones se puede requerir un propelente y un difusor para proyectar a distancia cualquier sustancia líquida.

Este hecho no ha pasado desapercibido para muchas empresas, que no han dudado en tener una versión más cómoda, rápida y usable de sus productos habituales. Gracias a ello, hoy en día también la tercerización para las marcas blancas representa una importante fuente de negocio y una vía de crecimiento para nosotros.

Actualmente nuestros aerosoles están plenamente presentes en múltiples sectores como la construcción, la automoción, las bellas artes y la decoración, para ayudar al profesional y al usuario en su trabajo habitual y responder a sus altas exigencias.

Veinticinco años de experiencia nos han dado un amplio conocimiento. Durante este tiempo, nuestra inversión en tecnología nos ha consolidado como un referente productivo en dicho segmento.

Es en la simplicidad dónde recae el éxito de este formato. Y tú, ¿cuándo has utilizado un spray por última vez?