Las edificaciones son sólidas, están arraigadas en el territorio y perduran en el tiempo

 

Todas ellas, características muy relacionadas con lo que queremos para nuestro grupo. La construcción representa un enorme campo de actuación al mismo tiempo que un desafío que somos conscientes que no podemos obviar.

El anclaje químico es la modalidad de fijación para la construcción más puntera. Aporta las máximas prestaciones de durabilidad y resistencia necesarias en el sector de la construcción, así ofrece un valor diferencial frente al método tradicional de sujeción mecánica. Es un nicho de mercado de alto valor añadido en el que ocupamos una posición de liderazgo.




En esta área podemos englobar tres líneas de negocio bien diferenciadas: el anclaje químico, el mármol y el bricolaje.




Por su parte, desde hace décadas, también ideamos productos para la reparación y fijación del mármol y la piedra. Para este ámbito en el que es clave combinar durabilidad con estética, ofrecemos soluciones para el profesional que se caracterizan por su aspecto y su poder de adhesión.   



Finalmente, el bricolaje: segmento en auge y con un gran potencial debido a su amplio alcance en la sociedad. En él desarrollamos productos para ser aplicados sobre madera, piedra, metal o yeso. Es una división de futuro que potenciamos a través del canal retail.